Cómo sanar la envidia dejando de competir.

Transcripción del episodio #40 del Podcast Empoderamiento Consciente, por Jazmín González. Todos los derechos reservados.

“La envidia que sientes hacia otras personas también son un aviso de que esos atributos que envidias te gustaría experimentarlos pero que tienes la creencia de que no los posees, de que no eres capaz o de que no puedes. Por eso afirmo que el amor de tu vida eres tú, porque lo que te gusta de la otra persona sencillamente manifiesta lo que tú ya tienes, sólo debes tomar consciencia de ello y usarlo si no lo has hecho. Cuando comprendas esto, por fin podrás reconocerte como el amor de tu vida y te liberarás de los malos amores al dejar de buscar desesperadamente a una persona que te complemente, porque te habrás experimentado completa contigo misma y únicamente te abrirás a una relación desde un deseo genuino de compartir y ya no desde la carencia.

Libro Encuentros con el amor de tu vida.

¡Hola! Mi nombre es Jazmín González y te doy la bienvenida al Podcast Empoderamiento Consciente, en donde juntas reflexionamos sobre la Vida y sus diferentes elementos, desde una perspectiva más profunda, espiritual, consciente y empoderante, con el objetivo de despertar y recordar nuestra esencia divina y, finalmente, recuperar nuestra soberanía personal.

En este episodio reflexionaremos sobre cómo sanar la envidia dejando de competir.

Qué es la envidia y cómo surge.

La envidia, según mi punto de vista y exploración personal, surge cuando enfocamos de manera equivocada el llamado de nuestra alma. La envidia la experimentamos cuando en lugar de escuchar la voz de nuestro Ser y percibirnos como Uno con el Todo, incluyendo con las otras personas, escuchamos la voz del ego y nos creemos seres separados que habitamos en un mundo hostil en el cual debemos defendernos o atacar a los demás con el fin de preservar nuestra subsistencia.

Este mal enfoque de nuestra mente hace que, en vez de ver el logro, el éxito o las cosas que desata la envidia en nosotras como pistas o señales de nuestra alma de lo que también deseamos para nosotras, vemos como posibles amenazas a nuestro propio éxito y logro personal, por lo cual sentimos la necesidad de opacar, disminuir o anular el brillo de la otra persona en cuestión.

Al percibir este peligro, sentimos el impulso de desear el mal a la persona a quien juzgamos como más exitosa que nosotras, porque creemos que, si ésta pierde lo que para nosotras es valioso, podríamos tener la oportunidad de tener aquello. En esto también podemos ver reflejada la creencia en la carencia y en la escasez, otra característica del sistema de pensamientos del ego.

En otras palabras, cuando experimentas envidia es porque estás comprando la creencia que el ego te vende, que es aquella en donde ve a toda la creación separada con el Origen o la Divinidad, que es la Energía Creadora de Vida, cuando la verdad es que tú Eres parte indisoluble de esa energía y, por consiguiente, eres Uno con toda la creación, incluso con las demás personas, razón por la cual, en lugar de verlas como posibles enemigas o competencia, mejor, deberías usar ese sentimiento a tu favor, para conocerte más, sincerarte contigo misma y escuchar el llamado de tu alma, porque al ser Uno con toda la creación, todo lo que ves en tu mundo exterior es sólo una proyección tuya, de tu sistema de creencias, de tus juicios, de tus heridas, de tus frustraciones, de tus anhelos y de tus sueños, en resumen, de tu mundo interior.

Antes de continuar con el desarrollo de este episodio, hago esta pausa para recordarte que todos los episodios del Podcast Empoderamiento Consciente que ya fueron publicados los encontrarás en mi sitio web oficial jazmingonzalez.com. También visita mi sitio web para descubrir y obtener más información sobre todos los libros, audiolibros y programas que he desarrollado para apoyarte en tu camino hacia el empoderamiento personal y espiritual desde la consciencia.

Si tienes presente que todo lo que ves en tu mundo exterior es sólo una proyección de tu mundo interior ya no percibes a los demás como enemigos, amenazas o competencia, sino los utilizas para profundizar en tu autoconocimiento, autosanación y lograr convertirte en tu mejor versión, identificando, diseñando, desarrollando y materializando las experiencias para las cuales tu alma decidió encarnarse.

Usa la envidia para tu autoconocimiento y evolución personal y espiritual.

La envidia es sólo una proyección de lo que tú quieres para ti o lo que tu alma anhela experimentar, pero que por diferentes creencias limitantes no te has permitido manifestarlo o ni siquiera te atrevías a pensar en ello.

Cuando vives en la comprensión de que, en esencia, tú eres la Divinidad misma, la envidia se transforma en tu aliada para inspeccionar dentro de ti, para observar el camino en el que estás transitando, las experiencias que estás permitiéndote vivir y tus aspiraciones futuras.

Muchas veces crees que envidias lo que la otra persona tiene o hace, pero, en realidad, lo que envidias es lo que tú crees que esa persona es, es decir, lo que deseas para ti o lo que tu alma anhela para ti no es lo que esa persona tiene o hace sino las cualidades que esa persona adoptó para tener aquello o hacer aquello que hace. Por ejemplo, crees que envidias la capacidad económica de X persona, porque es millonaria, pero si haces un profundo autoanálisis de tus sentimientos, notarás que lo que envidias o deseas para ti es la libertad que percibes en ella para hacer o tener prácticamente lo que le plazca, o la valentía que tuvo para asumir el riesgo de emprender su propio negocio, etc.

Casi siempre lo que envidias no es un objeto o una persona, sino la cualidad o característica que percibes en la persona en cuestión. Al tomar consciencia de esto, en lugar de alimentar tu rabia, odio, frustración u otras emociones densas, utilizas la envidia como una señal de lo que tú anhelas para ti o de lo que tu alma quiere experimentar. Por supuesto, el siguiente paso lógico sería tomar acción para que eso que es valioso para ti también se vuelva una realidad en tu vida y no quede sólo en el deseo.

Otra verdad que se debe tener en cuenta es que cuando sientes envidia es porque crees que, si esa otra persona ya lo tiene o ya lo hace, tú has perdido tu oportunidad y ya no lo podrás tener o hacer. Esta es otra gran mentira del ego, la creencia en la escasez o en la carencia, de que debes competir con los demás para tener tu parte. La verdad es que tu alma es única y tiene un camino único que transitar, por lo cual, nada ni nadie te puede arrebatar lo que es tuyo, a excepción de tú misma que, por tus creencias limitantes, no te permites manifestar lo que has venido a experimentar.

Cómo sanar la envidia.

Ten presente que no puedes envidiar algo que no está en tu esencia, es decir, algo que tú no puedes tener, hacer o ser porque todo lo que ves afuera es una proyección de tu mundo interior, por eso, si envidias la libertad, la valentía, el liderazgo o lo que sea que estás envidiando de otra persona, es porque tú también lo puedes alcanzar, en tu propio formato, siguiendo tu propio camino. Tampoco pretendas manifestar el objeto de tu envidia en el mismo formato o siguiendo el mismo camino que la otra persona, porque, como ya mencioné, cada alma es diferente y tiene un plan distinto que desarrollar en esta encarnación.

No te confundas, vuelvo a repetir, no envidias los objetos o personas, anhelas experimentar las cualidades, los valores y las capacidades que percibes a través de esos objetos o personas, y eso lo puedes tener de diversas maneras, siguiendo tu propio camino, que podría ser muy diferente al camino seguido por la otra persona. Únicamente manifestando los anhelos de tu alma podrás ser feliz y plena, porque si imitas el camino de los demás, seguirás sintiendo vacío e insatisfacción constante.

Conclusión y recomendaciones finales.

Deja de competir y te sanarás de la envidia. Comprende que cada uno tiene lo suyo, que hay para todos y que también hay para ti. Si otros lo tienen o pudieron lograrlo, es una señal de que tú también puedes. No te sacaron nada porque hay para todos.

Para dejar de sentir envidia necesitas confiar más en ti, en tus capacidades. Para dejar de sentir envidia necesitas amarte más. El amor propio no surge de manera espontánea, tú lo debes construir de forma consciente y para ello necesitas ser honesta contigo misma e identificar y reconocer qué tipo de mujer es la mujer de tus sueños en la que te encantaría transformarte, para luego, tomar acciones concretas para encarnarla en tu vida.

En mi libro Encuentros con el amor de tu vida comparto contigo un tratamiento intensivo de autoconocimiento que te brindará el apoyo suficiente para que logres transformarte en la mujer para lo cual encarnaste. Para más información visita mi sitio web jazmingonzalez.com.

¡Hemos llegado al final del episodio! ¡Gracias por haber compartido este espacio conmigo y nos encontramos en otro episodio de Empoderamiento Consciente!

Transfórmate en la mujer de tus sueños y sana la envidia con el apoyo del tratamiento intensivo de autoconocimiento y desarrollo de tu autoimagen que comparto contigo en mi libro Encuentros con el amor de tu vida. Para más información, haz clic en el botón de abajo.

encuentros-con-el-amor-de-tu-vida-libro-jazmin-gonalez-autoestima-inquebrantable-amor-propio-desarrollo-personal-crecimiento-personal-mujer-empoderada-empoderamiento-sanacion-emocional-liberacion-paz-mental-mentalidad-libro-de-ejercicios-guia-para-la-mujer-best-seller-amazon-kindle-storytel-everand-scribd-audible-apple-google