No tienes que ser amiga de todos si eres una persona espiritual.

Transcripción del episodio #52 del Podcast Empoderamiento Consciente, por Jazmín González. Todos los derechos reservados.

El hecho de que las relaciones con otras personas tienen como meta la evolución del alma, no significa que debas tolerar a cada individuo con quien te vincules, quedarte a su lado y continuar con la conexión de amistad si no es lo que esperabas o si claramente te perjudican.

También forma parte de tu evolución espiritual saber poner límites saludables en tus relaciones interpersonales, aprender a decir que ‘‘no’’ si no quieres algo, tomar la elección de alejarte de la gente que te hace daño y hacer lo que fuere oportuno para que tal experiencia desafortunada ya no persista. Incluso, si aplica, denunciar legalmente al agresor.”

Libro: Cómo tener buenos amigos.

¡Hola! Mi nombre es Jazmín González y te doy la bienvenida al Podcast Empoderamiento Consciente, en donde juntas reflexionamos sobre la Vida y sus diferentes elementos, desde una perspectiva más profunda, espiritual, consciente y empoderante, con el objetivo de despertar y recordar nuestra esencia divina y, finalmente, recuperar nuestra soberanía personal.

En este episodio compartiré contigo una reflexión sobre por qué no tienes que ser amiga de todos si eres una persona espiritual.

La espiritualidad no es religión.

Existe la falsa creencia de que si eres una persona espiritual debes caer bien a todos y todos deben caerte bien, que debes agradar a todos y todos te deben agradar y que debes acoger en tu vida a todos porque practicas el perdón con todos, pero esto es una gran confusión que debe ser aclarada.

Por lo general, la palabra ‘‘espiritual’’ se confunde con la religión y las cualidades que se desprenden de la misma, como: la bondad, el perdón, la caridad, el altruismo, el desinterés, la paz, entre otras. Debido a esto, fácilmente las personas confunden el hecho de ser ‘‘espiritual’’ con atribuirse las cualidades anteriormente citadas.

La espiritualidad no tiene nada que ver con las doctrinas religiosas ni con sus expectativas con relación a cómo se debe comportar una persona, que casi siempre está marcada por la sumisión, la humillación, el martirio, el sacrificio, el sufrimiento, el servicio y la caridad que son llevados a cabo con la esperanza de una recompensa mayor que es ganarse el amor de ‘‘Dios’’ e ir al ‘‘Cielo’’. Vuelvo a repetir, la espiritualidad no es sinónimo de religión y una persona ‘‘espiritual’’ no es una persona que adopta las cualidades de una persona religiosa.

Los valores y los principios de una persona espiritual.

Ser una persona espiritual no significa comportarse como una ‘‘santa’’ o como una ‘‘mártir’’ que lo aguanta todo, lo soporta todo y lo justifica todo. El hecho de ser una persona espiritual no está relacionado con vivir según los parámetros religiosos sobre qué es una persona ‘‘buena’’ o una persona ‘‘mala’’. De hecho, para la espiritualidad, específicamente la no dual que es aquella en la cual fundamento mis reflexiones, tales etiquetas de ‘‘persona buena’’ o ‘‘persona mala’’ no tienen razón de ser porque la visión que se tiene sobre la vida y el ser humano va mucho más allá de la manera de pensar de la sociedad que se basa primordialmente en la religión.

Los valores y los principios no son propiedad de la religión, por lo que una persona puede adoptar valores y principios útiles para sí misma y para la sociedad sin necesidad de profesar ninguna religión, porque eso nace de la consciencia de que el alma que habita su cuerpo humano mortal está en unicidad permanente con la Fuente, con la Energía creadora de Vida, con la Divinidad.

Cuando una persona tiene consciencia de su naturaleza divina no necesita creer en castigos ni en recompensas para saber discernir cuáles actos o deseos son aprobables o reprobables tanto para su propia vida como para los demás, porque su simple lógica le dicta a actuar desde la luz, desde el amor y desde la compasión.

Esto es fundamental entender porque es la base del por qué no tienes que ser amiga de todos, pues si no se tiene claro lo anteriormente expuesto, se confunde con mucha facilidad ser una persona ‘‘espiritual’’ con una persona que acepta para sí los principios religiosos.

Cuando estás en el mundo de la espiritualidad no dual, que es aquella que afirma que, en esencia, tu alma y la Divinidad, junto con toda la creación, son Uno sólo, puede ocurrir que creas que debas ser una persona ‘‘buena’’ al estilo religioso, es decir, aquella que es abnegada, que da la otra mejilla, que lo perdona todo, que lo soporta todo, que lo entrega todo sin esperar nada a cambio, que aguanta los malos tratos u otras acciones porque espera algún reconocimiento ‘‘superior’’ por tal sacrificio. No obstante, como ya mencioné, esto dista mucho de lo que es una persona ‘‘espiritual’’.

Antes de continuar con el desarrollo de este episodio, hago esta pausa para recordarte que todos los episodios del Podcast Empoderamiento Consciente que ya fueron publicados los encontrarás en mi sitio web oficial jazmingonzalez.com. También visita mi sitio web para conocer y obtener más información sobre todos los libros, audiolibros y programas que he desarrollado para apoyarte en tu camino hacia el empoderamiento personal y espiritual desde la consciencia.

Los valores y los principios de la religión.

No es que los valores que enseñan las religiones no sean útiles o sean perjudiciales, muchos de ellos son muy beneficiosos y colaboran a construir una sociedad más amable, pero otros están basados en prejuicios o podrían ser aplicados basándose en las creencias limitantes que sostienen estas doctrinas, provocando daños a la persona en cuestión como a los demás involucrados. Por ejemplo, en algunas religiones se promueve el perdón ilimitado a cualquier ofensa, sin advertir las consecuencias que podría ocasionar esta acción si la persona que lo ofrece no toma las precauciones necesarias, como ser: alejarse del agresor, denunciar ante la ley si fuese necesario, finalizar con la relación, etc. Muchas personas en nombre del ‘‘perdón’’ fundamentado en la religión, soportan malos tratos, abusos, humillaciones, faltas de respeto, etc.

No tienes que ser amiga de todos.

Es aquí donde cobra relevancia el hecho de que no tienes que ser amiga de todos si eres una persona espiritual, porque desde la consciencia de que en esencia tu alma, toda la creación y la Divinidad son Uno sólo, comprendes cómo funciona el juego de la vida y el papel que cumplen los demás seres humanos, así como el motivo por el cual se despliegan los distintos acontecimientos en tu vida, por eso tienes la certeza de que los límites son saludables y necesarios, que es un acto de amor propio tomar distancia, acabar una relación o hacer una demanda judicial, y lo haces sin culpa porque entiendes que cada ser humano está en un nivel de consciencia diferente y que actúa según eso, razón por la cual no le guardas rencor pero tampoco te quedas a su lado porque te estás protegiendo y velando por tu bienestar, ya que comprendes que una cosa es la inocencia de su alma infinita y otra es el personaje de humano que está experimentando en esta realidad.

Qué es una persona ''espiritual''.

No se debe confundir ser una persona espiritual con ser una persona permisiva, que no sabe decir que ‘‘no’’ y que por miedo a los juicios acepta tratos desagradables o sostiene relaciones mediocres e insatisfactorias.

Una persona es espiritual porque su alma forma parte del Espíritu que es la Divinidad misma, la Energía creadora de toda vida, ni más ni menos. Desde este punto de vista, todas las personas son ‘‘espirituales’’, sin embargo, de allí surge una diferencia entre las que son conscientes de su espiritualidad y las que no son conscientes de eso. Las que son conscientes se hacen responsables de su propia vida y respetan el camino de las demás porque confían en la sabiduría de esas almas, mientras que las que no son conscientes, creen que deben salvar o cambiar a los otros, lo que constituye una ofensa a la soberanía del alma que habitan esos cuerpos humanos y, a la vez, se faltan el respeto a sí mismas.

Ten presente que, si bien en esencia todos somos Uno, eso no significa que todos tengamos el mismo nivel de consciencia, por lo tanto, cada uno tiene caminos diferentes que transitar y muchos de ellos nos parecerán incomprensibles e inaceptables, y el nuestro para ellos, por lo que es una realidad que no seremos compatibles con todos. Así, está bien ser selectivas con respecto a quién permitimos que entre en nuestra vida y a quién no.

Cómo actúa una persona consciente de su espiritualidad.

Es completamente sano que te alejes de una persona si ésta te hace daño, la consideras tóxica o sencillamente te desagrada, no eres ‘‘mala persona’’ por tomar esa elección. Pero, si quieres vivir tu espiritualidad conscientemente, hazte responsable de lo acontecido, esto es: analiza por qué te hizo daño, cómo permitiste que suceda, por qué atrajiste a tu vida a una persona tóxica, por qué despierta en ti emociones o sentimientos desagradables, etc. Por el contrario, si sólo te distancias de ella, la desprecias y la responsabilizas de tu mal estar, estás viviendo desde la inconciencia de tu espiritualidad, ya que sólo ves la materia, la forma y no lo que trasciende de ello.

Conclusión y recomendaciones finales.

En esencia, ninguna persona en sí misma es ‘‘mala’’, porque cada una, a nivel del alma, trae un regalo de evolución espiritual para ti, por lo que es inevitable que te cruces con personas que te mostrarán tu oscuridad para que la trasciendas, es decir, que abrirán tus heridas emocionales no sanadas, que te harán de espejo de tus deseos reprimidos, etc., pero sí tienes la libertad de escoger quién permanece en tu vida y quien no.

No estás obligada a vivir relaciones que no quieres o a mantener aquellas que ya cumplieron su ciclo y que ya no tienen nada que aportar a tu vida ni tú a la de ellas. Aprende a terminar las relaciones y a soltar a las personas con gratitud.

En mi libro Cómo tener buenos amigos comparto información muy reveladora y herramientas muy potentes sobre cómo manifestar relaciones de amistad sanas y nutritivas que apoyarán tu evolución espiritual desde la luz y desde el amor. Para más información visita mi sitio web jazmingonzalez.com.

¡Hemos llegado al final del episodio! ¡Gracias por haber compartido este espacio conmigo y nos encontramos en otro episodio de Empoderamiento Consciente!

Manifiesta a los buenos amigos que quieres tener con el apoyo de mi libro Cómo tener buenos amigos. Para más información, haz clic en el botón de abajo.

Libro Cómo tener buenos amigos.