Utiliza el poder de la bendición para transformar tu vida.

Transcripción del episodio #33 del Podcast Empoderamiento Consciente, por Jazmín González. Todos los derechos reservados.

“Las palabras tienen el poder de crear o de destruir. El hecho de que te repitas todos los días afirmaciones positivas o afirmaciones limitantes condiciona lo que eres o no capaz de manifestar.

Cada palabra emite una vibración que afecta a la materia atrayendo hacia ti aquello que vibra en la misma frecuencia.

Todo lo que dices lo estás decretando. Como todo lo que dices y piensas va acompañado de un sentimiento o una emoción, entonces, estas palabras o decretos se graban en el subconsciente y los verás manifestados en tu vida.

Si todos los días estás quejándote, atraerás más de eso que te molesta en tu vida. Por el contrario, si agradeces y bendices algo, por más que aún no lo veas en tu vida, por vibración lo atraerás y lo verás manifestado en tu mundo.”

Libro Tu Vida desde el Amor.

¡Hola! Mi nombre es Jazmín González y te doy la bienvenida al Podcast Empoderamiento Consciente, en donde juntas reflexionamos sobre la Vida y sus diferentes elementos, desde una perspectiva más profunda, espiritual, consciente y empoderante, con el objetivo de despertar y recordar nuestra esencia divina y, finalmente, recuperar nuestra soberanía personal.

En esta ocasión compartiré contigo acerca del poder que tiene la bendición, de qué se trata y su importancia para manifestar los deseos de nuestro corazón.

Cuando menciono la palabra ‘bendición’ me refiero al uso de la palabra para mencionar lo bello, lo agradable y lo deseable de una situación, persona, circunstancia, lugar u objeto; ensalzando o haciendo énfasis en los atributos que se consideran beneficiosos, placenteros, aceptables… En otras palabras, llamo ‘bendición’ al hecho de hablar ‘bien’ de las demás personas, de las situaciones, de los objetos, de los lugares, etc.

Su opuesto sería la ‘maldición’, lo que consistiría en hablar ‘mal’ de ellos, o, en otros términos, utilizar la palabra para enfatizar lo desagradable y lo que disgusta de una situación, de una persona, de una circunstancia, de un lugar o de un objeto, enjuiciándolos como ‘negativos’ desde nuestra perspectiva.

La forma en que hoy quiero proponerte las palabras ‘bendición’ y ‘maldición’ podría ser completamente diferente a lo que socialmente comprendemos de ellas, en la que ‘bendición’ sería como ‘desear lo bueno a alguien o a algo’ y ‘maldición’ sería ‘desear el mal a alguien o a algo’. Este punto de vista proviene principalmente de la perspectiva religiosa, y si bien también conlleva eso, en esta oportunidad quiero entregarte una comprensión mucho más profunda sobre estas dos realidades, pero específicamente sobre la ‘bendición’, y todo lo que implica el uso de la palabra en la creación y sostenimiento de nuestra realidad.

La palabra encierra un gran poder creador, ya que a través de la palabra ordenamos a la energía que se organice y tome la forma que deseamos. La palabra, junto con las creencias, los pensamientos, las emociones y las acciones, conforman lo que se conoce como ‘la fórmula de la manifestación’, pues según cómo sean nuestras creencias, así pensaremos, hablaremos, sentiremos y, finalmente, actuaremos dirigiéndonos hacia determinado objetivo.

La fórmula de la manifestación no es lineal, sino más bien se retroalimenta, porque dependiendo del tipo de acciones que llevemos a cabo, eso fortalecerá nuestras creencias, nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras emociones, para, finalmente, actuar de la misma manera que en el pasado, creando más de lo mismo. Por este motivo, es muy importante que seamos conscientes de cada uno de estos pasos y enfocarnos únicamente en lo que queremos manifestar.

Aquí es donde entra en juego la importancia de la ‘bendición’, es decir, de ‘hablar bien’ tanto de uno mismo como de otras personas, y del mundo en general, porque con cada juicio emitido se está realizando un decreto, una sentencia de que eso que apuntamos es así y no de una forma diferente, imposibilitando cualquier transformación que podría haber ‘mejorado’ o ‘sanado’ la situación, a la persona o el objeto en cuestión.

Socialmente está muy aceptado y bien visto criticar, juzgar y cotillear la vida de los demás, en especial si estos tienen profesiones de carácter público, como podrían ser actores, actrices, cantantes, etc., así como también a las estructuras gubernamentales, económicas y políticas. Hacer esto equivaldría a ‘maldecir’.

Con este tipo de actitud lo único que se logra es reforzar la realidad que tanto se detesta y de la cual tanto se queja, porque, como mencioné anteriormente, la palabra forma parte de la fórmula de la manifestación, y al utilizarla para dirigir la energía hacia lo que produce disgusto, enojo, molestia, rabia, dolor… se seguirá creando y sosteniendo más de esa realidad, porque esa es la orden que se está dando a la energía.

Si en lugar de contar las desgracias comenzamos a citar las maravillas que deseamos ver en nuestra realidad, esto pondría un alto a la manifestación pasada, caracterizada por las carencias e insatisfacciones, y daría inicio a una nueva creación de la realidad caracterizada por la alegría y el anhelo de ser testigos de una serie de experiencias más placenteras y satisfactorias.

Antes de continuar con el desarrollo de este episodio, hago esta pausa para recordarte que todos los episodios del Podcast Empoderamiento Consciente que ya fueron publicados los encontrarás en mi sitio web oficial jazmingonzalez.com. También visita mi sitio web para descubrir y obtener más información sobre todos los libros, audiolibros y programas que he desarrollado para apoyarte en tu camino hacia el empoderamiento personal y espiritual desde la consciencia. Si el mensaje compartido en este Podcast resuena contigo, compártelo y apóyame siguiéndome en las redes sociales, en mi canal de YouTube y uniéndote al Canal en Telegram para recibir mensajes de empoderamiento y consciencia cada semana. Todos los enlaces para apoyarme los encuentras en mi sitio web oficial jazmingonzalez.com.

Hay un antiguo dicho que dice ‘con la boca se pide lo que uno quiere’, y, realmente es así. La palabra dirige a la energía creadora hacia donde le indiquemos para que abra caminos hacia la materialización de lo que pidamos. Así, cada vez que nos quejamos, criticamos, juzgamos estaremos manifestando más de lo mismo, pero, si comenzamos a buscar y a encontrar diferentes cosas, aunque sean muy pequeñas, que nos produzcan felicidad, paz, gozo, plenitud y empezamos a hablar de ellas y a agradecerlas, esto se multiplicará, porque habremos dirigido la energía creadora hacia esos detalles, lo que producirá que traiga más experiencias similares a nuestra realidad.

Entonces, por más que el presente se muestre sombrío, pero deseamos en el corazón experimentar gozo, comencemos a decretar aquello que anhelamos, por más que en el exterior no se haya materializado aún. No necesitamos ver para creer, sino creer para ver. Así funciona nuestro poder creador.

Comienza a bendecir en lugar de maldecir para transformar tu realidad. Bendice a tu país, bendice a tu familia, bendice tu trabajo, bendice tu cuenta bancaria, bendice a tus proveedores de servicios, bendice cada factura que pagas, bendice a tu vecino, bendice a todo el planeta y a cada uno de sus habitantes, es decir, habla bien de ellos, porque lo que deseas para los demás también lo obtendrás para ti, porque todos estamos conectados. Si deseas vivir en un lugar más seguro y tranquilo, comienza a decir que el lugar donde habitas es seguro y tranquilo, deja de repetir que vives en un lugar inseguro y peligroso, por más que las noticias te digan lo contrario, por dar un ejemplo. Aplica esto para todo aquello que quieres manifestar y te darás cuenta que los factores externos no determinan y nunca determinaron la calidad de vida que tienes y que puedes tener, porque la realidad emana de ti.

Deja de enfocarte en lo que no te gusta y deja de hablar sobre ello con orgullo. Comienza a ser agradecida y a hablar bien para que así sea. Te harás un gran favor a ti y al mundo en general, porque si nada ha cambiado a lo largo de los años con respecto a las situaciones de carencia, de violencia y demás limitaciones que se experimentan en el país en el que vives y en el planeta en general, es porque aún un gran número de personas siguen enfocándose en ellas y continúan decretando que la realidad es de esa manera, imposibilitando la transformación verdadera.

Repito, hazte un favor a ti misma y al mundo en general, y comienza a bendecir y deja de maldecir.

Utiliza el poder de la bendición para construir belleza, paz, armonía, libertad, riquezas y todo tipo de experiencias que apoyen a la expansión de tu consciencia y de todo el planeta. No seas partícipe del retraimiento de la consciencia maldiciendo el presente, el pasado y el futuro por haber utilizado de forma inconsciente el poder de tu palabra. En mi libro Tu Vida desde el Amor encontrarás herramientas y técnicas muy poderosas para poner en marcha con sabiduría, sensatez y eficiencia el poder que encierran cada una de tus palabras para que logres manifestar los deseos de tu alma, para tu mayor bien y el de todos los involucrados. Para más información visita mi sitio web jazmingonzalez.com.

¡Hemos llegado al final del episodio! ¡Gracias por haber compartido este espacio conmigo y nos encontramos en otro episodio de Empoderamiento Consciente!

Aprende potentes técnicas y herramientas para utilizar con sabiduría el poder de tu palabra en mi libro Tu Vida desde el Amor. Para más información, haz clic en el botón de abajo.

libro-en-español-tu-vida-desde-el-amor-manifiesta-salud-dinero-y-amor-con-fluidez-y-armonía-en-coherencia-con-tu-alma-ley-de-atracción-manifestación-sanación-emocional-espiritualidad-poder-interior-jazmin-gonzalez